17 de enero de 2016

Barcos para Paraguay

Después de la Guerra Civil española va a resurgir de nuevo el sector naval en Erandio, es a principios de los cuarenta cuando se funda el astillero Tomás Ruiz de Velasco S.A. En un principio los primeros trabajos serán destinados al mercado nacional, como por ejemplo la construcción del Tio Pepe, pero con el comienzo del desarrollismo de los 60, siendo uno de los astilleros más grandes de todo el Nervión no pasará mucho tiempo en que empiecen a surgir pedidos que vendrán de fuera. En este sentido las buenas relaciones de las dictaduras españolas y paraguayas, tendrán como consecuencia, entre otras cosas, que los Astilleros Ruiz de Velasco se beneficien, puesto que desde Paraguay se demandarán varias embarcaciones.

Rio Blanco (http://libreapopa.blogspot.com.es)
En pleno florecimiento del astillero, Paraguay, que tiene salida al mar mediante el río de la plata y gobernada por el dictador Stroessner, en 1958 firmará un contrato con España con el fin de entregar en dos años tres buques cargueros que serán construídos en dicho astillero, y cinco barcazas. Las embarcaciones que vendrán encargadas por Fomento del Comercio Exterior fueron Rio Blanco, Pirabebé y Salto del Guaraná, gemelas, con una capacidad de carga de 1.092,5 toneladas, disponían de tres timones y poseían una disposición especial para pequeño calado y cortas corrientes. En septiembre de 1959 fue botada la primera, Rio Blanco, un mes después le tocó el turno a la Pirabebé, y el 12 de marzo de 1960 tocaba el cauce del Nervión la embarcación Salto del Guaraná, la última de las tres y a cuya botadura asistieron el administrador general de la flota paraguaya, Vidal Bedoya y esposa, así como autoridades de la Marina de la provincia. Actuó de madrina Marcela Giménez Sironi, en representación de su madre Edith Sironi, hermana del cónsul de Italia y mujer de Ernesto Giménez Caballero, embajador de España en Paraguay.

El gobierno del dictador Stroessner estaba trabajando con el fin de renovar y ampliar su flota mercante, y ante las buenas relaciones con la España de Franco, en 1959 volverá a firmar un nuevo contrato para la construcción de otras cinco embarcaciones, que se harán de nuevo en los Astilleros Ruiz de Velasco. Las embarcaciones, que estaban encargadas para ser entregadas en 1961, fueron la Rio Apa y Olimpo, ambas con una carga de 1092,5 toneladas, el buque tanque Lago Ypoa, de 1900 metros cúbicos de capacidad de bodega, la basa transportadora de vehículos Villa Florida y el buque frigorífico Jujui, de 250 toneladas de carga, que será el último en entregarse, en 1962.


En 1963, desde Paraguay se firmaba un nuevo contrato con España, esta vez el objeto del contrato eran cuatro barcos, dos de los cuales se fabricarán de nuevo en Erandio. En este sentido, se llevarán a cabo, dos motonaves de pasajeros que llevarán los nombres de Presidente Carlos Antonio López y Presidente Stroessner, ambos con una capacidad de 324 pasajeros con todas las medidas de confort de la época y sólo 6 pies de calado mínimo. Gemelos ambos, se construyeron con el fin de navegar por los ríos Paraná y Paraguay, hasta los puertos de Asunción (Paraguay), Corombo (Brasil) y Buenos Aires (Argentina), para ello el astillero erandiotarra tuvo que tener especial cuidado en el proyecto y construcción de los mismos, ante el poco calado que tenía que tener y teniendo en cuenta que los rios donde iba a navegar decrecían en épocas de estiaje. En este sentido se construyeron ambas embarcaciones con las siguientes medidas: 78 metros de eslora, 10 de manga, el puntal media 3,10 metros, casco de acero y potencia de motores de 1.840 caballos de vapor.

Presidente Carlos Antonio López y presidente Stroessner, en 1989 pasaría a llamarse Bahía Negra (franjamelero.wordpress.com)
Los actos de bendición y botadura del Presidente Stroessner tuvieron lugar en la tarde del 18 de agosto de 1966, siendo la madrina Nicora González, exposa del contraalmirante Hugo González, jefe del Estado Mayor de la armada de paraguay, en representación de la señorita Gabriela Stroessner, hija del presidente paraguayo. A tal evento también asistieron entre otros Julio Peña, encargado de negocios de la embajada de Paraguay en España, Manuel Patiño, capitán de navío, así como el comandante militar de la marina en Bilbao.
El 21 de abril de 1967 se hacían las primeras pruebas de navegación en El Abra, y ese mismo año los dos barcos se entregarían a Paraguay.

El último buque construído en Erandio para la flota paraguaya será el Cerro Cora, un buque escuela de carga, que se bota el 23 de mayo de 1967 y al que acuden a tal evento el embajador de España en Paraguay, Ernesto Gimenez Caballero, y Alberto Nogués, su homónimo en España.

Guaraní, la última embarcación construída para Paraguay (histarmar.com.ar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario